¿Es realmente España un país aconfesional?

Según el artículo 16 de la constitución en su tercer punto dice lo siguiente: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”.

 

Pero dada esta afirmación nos encontramos ante diversos aspectos que me hacen poner muy en duda la misma. Por un lado la presencia de la asignatura Religión en las escuelas e institutos españoles tanto privados, concertados, como públicos (competencia del estado), que no es otra cosa que religión católica.

 

Esta es una asignatura optativa y su simple presencia ya incumple el segundo punto del artículo anteriormente citado que dice así: “Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”. El hecho de escoger o no esta asignatura ya te pone en la tesitura de tener que declarar forzadamente sobre tus tendencias religiosas y culturales.

 

La situación aun empeora cuando la contratación de los profesores de esta asignatura en los colegios e institutos públicos no depende del estado sino de la propia iglesia, debido al concordato existente entre ambas instituciones, pero sus sueldos salen de las arcas del estado.

 

Si realmente España fuera aconfesional como afirma nuestra constitución no podría existir dicha asignatura, se debería dejar a cada individuo que eligiera por si mismo y aquellos que estuvieran interesados en recibir unos conocimientos religiosos, estarían en su derecho de acudir a iglesias, mezquitas, sinagogas… para recibirlos con total libertad. La religión debe impartirse en los templos religiosos no en las instituciones públicas.

 

Otro ejemplo de la imperante catolicidad del estado español es la existencia de la casilla de iglesia católica en la hoja de la declaración de la renta, esta medida, a mi entender, vuelve a quebrantar el segundo punto del articulo 16 de la constitución española. Aquella persona que quiera ayudar a la iglesia católica con sus aportaciones económicas puede hacerlo pero mediante la vía privada, acudiendo directamente a ella, no por una vía pública y estatal como es la declaración de la renta.

 

Por motivos como estos que he citado son por los que creo que no se puede considerar a España como un país íntegramente aconfesional, porque igual que se debe respetar a aquellos que tienen creencias religiosas tambien se debe respetar a aquellos que se consideran ateos o agnósticos.

 

Unai Somoza Lapedriza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s