A falta de voz, zapatos

En el contexto de un mundo acuciado por una crisis mundial a la que no se le augura un final, en donde la corrupción política está a la orden del día, en el epicentro de la llamada “Sociedad de la Información” -nunca mejor dicho, ya que se trata de un tráfico informativo unidireccional- nuestra capacidad de expresión se ve totalmente coartada. Nos venden una sociedad de librepensantes, que pueden publicar su opinión sin coacción alguna y sin embargo, nos encontramos con que eso no es así.

 

Ya que la palabra se nos tiene vetada de mil y una formas diferentes, esta crisis agudiza nuestro ingenio, así como el de este periodista árabe, que por falta de voz, tenía zapatos. ¡Cuántas ironías tiene la vida!   

 

¿Cómo es posible que se condene este impulso comunicativo cuándo un líder mundial de este calibre puede expresar una declaración de guerra a los más desvalidos libremente? ¿Cómo podemos permitir que por haber ocupado tal puesto de dirigente se puedan decir públicamente palabras que sólo suenan a barbarie? ¿Cómo se puede castigar a un desamparado periodista por manifestar su descontento ante tal persona cuya principal premisa política siempre ha sido dar la voz al pueblo? Pero como en la mayoría de los casos, la justicia del lado del más fuerte, en este caso de George W. Bush.

 

Y si, parece mentira que en el siglo de la comunicación global, de Internet y los medios de comunicación tengamos que recurrir a un zapato para manifestarnos. Pero alguien dijo una vez que una imagen vale más que mil palabras y mientras éstas se las hubiera llevado el viento, este zapato dio la vuelta al mundo.

 

Y en este marco de zapatos, ironías y políticos: basta ya de noticias banales, de escurrir el bulto y de hacernos creer que podemos opinar. Como españoles amparados por una constitución que nos da voz y voto y viendo la forma en que la policía trata a las reivindicaciones de los estudiantes, nos igualamos a ese periodista que no puede demostrar su descontento. Así que en un llamamiento a nuestro presidente, reclamamos la comunicación que se nos ha prometido: “Zapatero a tus zapatos”.

 

Luisa Melero Cabello

Una respuesta a “A falta de voz, zapatos

  1. adscribe tu artículo a una categoría al menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s