Éramos pocos y parió la abuela

Por si alguien no se había dado cuenta, además de crisis económica, España tiene que soportar todos los días la crisis por la que está pasando el Partido Popular. Además del caso de Marta del Castillo y el asuntillo de las tropas de Kosovo, este parece ser el tema estrella de nuestra hora de comer.

Sobornos, espionaje, pérdidas de maletines a rebosar de billetes, supuestos regalos de lujosos coches sin venir a cuento, dosieres en manos extrañas… Todo aquello que acostumbramos a ver en las películas ahora forma parte de la vida política de nuestro país.

Y es que el partido que se consideraba un bloque homogéneo y “discreto”, es desde el año pasado un puzle en el que sobran demasiadas piezas.

En su intento de volver a tiempos mejores, tienen una estrategia que  desde luego está muy clara: solo hay que ejercer más presión sobre el gobierno de Zapatero para poder desviar la atención mientras van resolviendo estos problemas internos y unificando de nuevo el buque.

Cierto es que no podemos señalarlos solo a ellos. Puede quedar pesimista, pero no creo que los demás partidos estén siendo precisamente buenos samaritanos. Los medios de comunicación están haciendo que esta trama se extienda a más no poder, consiguiendo que condenemos al Partido Popular de una manera tajante y cochambrosa, mientras que ni siquiera pensamos en que la misma historia (o incluso peor) puede estar repitiéndose en los escaños de enfrente. Esto sale a la luz, pero mejor no descubrir lo que está oscuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s