Reacciones a la corrupción

En el estado en que nos encontramos actualmente, de capitalismo extremo y agresivo, no podemos decir, que ningún partido este libre de la amenaza de la corrupción, pero ¿actúan de igual modo los partidos cuando se da entre sus filas un caso de corrupción?

Para encontrar una respuesta nos remitiremos a dos casos ocurridos en la provincia de Málaga, por un lado el caso de Alcaucín y por el otro el caso de Alhaurín el Grande.

En el primer caso y más reciente, el PSOE nada mas conocer la imputación de su alcalde suspendió al mismo de su militancia del partido sin ningún tipo de contemplaciones. Un partido no puede controlar a todos y cada uno de sus miembros pero lo que si debe hacer es tomar medida cuando alguno de ellos se ve implicado en algún tipo de delito.

A pesar de la rápida y contundente medida que tomo el PSOE, recibió numerosísimas críticas por parte del PP, como las que hizo secretario general de los populares andaluces, Antonio Sanz, que dijo: “el caso de Alcaucín confirma la «extensa mancha de corrupción» del PSOE en la comunidad autónoma”.

Sin embargo este mismo señor parece que no recuerda un caso muy similar a este, como fue el de Alhaurín el Grande. En este caso el alcalde es de las filas del Partido Popular y no del Partido Socialista. Pero la diferencia preocupante es el hecho de que el partido no tomara ninguna medida al respecto.

No solo no se le suspendió su militancia sino que además se le permitió volver a presentarse. Y quizá algo mas grave aun es que volvió a ganar y con mas ventaja de la que había ganado la primera vez que se presento a la alcaldía, lo que da que pensar sobre las aspiraciones y la mentalidad de la sociedad actual.

Por eso creo que el problema en si no es la corrupción, corruptos vamos a tener siempre, es como intentar tener una sociedad en la que no exista gente que robe… El problema de fondo es la repercusión que tengan esos actos y las consecuencias no solo a nivel penal, si no a nivel social y de partido.

Este simple ejemplo deja bastante claro que para el PP la corrupción urbanística no tiene la misma gravedad que para el PSOE, hay que ser bastante más coherente entre nuestro discurso y nuestras acciones.

 Unai Somoza Lapedriza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s