Misión cumplida

El gráfico muestra los territorios donde actualmente se encuentran ubicados efectivos pertenecientes a las fuerzas armadas españolas en “misión de paz”. Concretamente, Kosovo cuenta con 621 soldados, desplegados en Istok, cuyo radio de actuación abarca unos 470 Km alrededor de la ciudad, según datos facilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
Asimismo, la labor central ejercida consiste en proteger la zona de Osonaje (al norte de Kosovo), garantizando la seguridad de aquellos refugiados serbios que han tomado este espacio.

El pasado día 19 de marzo, la Ministra de Defensa visitó Base España, y por sorpresa anunció la retirada inmediata de las tropas, con el propósito de erradicar la presencia española en el lugar, poniendo como plazo límite finales de verano de 2009. Así pues, termina la participación en la fuerza denominada KFOR, activa desde 1999. La determinación del Gobierno parte del no reconocimiento de una independencia kosovar, considerada como ilegítima y peligrosa para la política interior española.

Carmen Chacón alegó: “La misión está cumplida, es hora de volver a casa”. La pronunciación de estas palabras ha sembrado la polémica entre diversos partidos políticos, y consecuentemente han sido el centro de disputas, que a fecha de hoy ,1 de abril, a escasos días del comienzo de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, siguen resonando en los medios de comunicación nacionales.

En cuanto a las reacciones, Jorge Moragas, representante de la política internacional del PP declaró: “Nos hubiera gustado que el Gobierno hubiese acordado correctamente con nuestros aliados de la OTAN el repliegue español. No se dan las condiciones políticas y de seguridad en el territorio” Por su parte, Jaap de Hoop Scheffer, secretario general de la OTAN, calificó esta toma de decisión como precipitada y unilateral, fuera del marco de la Alianza Atlántica.

Desde mi punto de vista, independientemente de si las formas de actuación se consideran políticamente correctas o no, en lo que a esta toma de decisión se refiere, el Gobierno ha sabido escoger la decisión más acertada. (Por lo menos la que le cubre mejor las espaldas). Es obvio que el mantenimiento de las tropas en este lugar, simbolizaría una aceptación directa de la declaración de independencia Kosovar proclamada desde hace ya un año (siguiendo los pasos que ya recorrieron desde 1991 Eslovenia, Croacia, Macedonia, Bosnia y Montenegro). Así pues, traduciendo el problema, si España se pronunciara conforme, debería mostrarse de acuerdo también con la independencia de aquellas Autonomías que la reclaman, ¡y no queremos que las piezas del puzzle se disgreguen!

Ciertamente lo que más me preocupa, en términos generales, es que no sé hasta qué punto el concepto conflicto puede disfrazarse mediante aquella bonita frase que decía: “venimos en son de paz”. Las tropas se retiran pero siempre encuentran otro destino.

¿Lo peor? Que una mera máscara pase inadvertida…

Eugenia Ortiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s