Propaganda política

Los

Los 11 principios de la propaganda nazi están muy de manifiesto en la sociedad actual. En política podemos encontrar numeroso ejemplos de cómo se han utilizado estos recursos para favorecer a cada partido en cuestión.

 

En mi opinión, los tres principios, por excelencia, más destacados, por parte de todos los políticos son el 4º (principio de exageración y desfiguración), el 9º (principio de silenciación) y el 11º (principio de unanimidad).

 

Me parecen los más importantes porque los políticos siempre pretenden exagerar mucho los errores o fallos cometidos por los partidos contrarios (4º), callarse las cosas que no son positivas para su imagen y, por tanto, apenas reconocer las noticias positivas para los adversarios (9º) y, también utilizan mucho la generalización, es decir, hablan de un todo; todo el mundo piensa igual, todos queremos esto… y eso no es cierto, no se pueden hacer generalizaciones tan drásticas sobre temas conflictivos o de interés (11º).

 

Algún ejemplo más concreto sobre alguno de estos puntos es el resaltar continuamente, por parte del PP (y de forma exagerada) que el PSOE es el culpable directo y absoluto por la situación de crisis económica que se vive en estos tiempos. Atacan a su rival haciendo ver que el esfuerzo del PP por mejorar la economía del país queda inútil, ya que, con la llegada del PSOE, ese dinero se desperdicia por su mala administración. Esto en parte puede ser cierto, pero siempre se presentan estos defectos de forma muy exagerada para quedar al adversario lo peor posible.

 

También, un punto fuerte en este tema es la forma en que los políticos se dirigen al pueblo. Hay un grupo numeroso de gente que tiene bastante idea sobre temas de política y sabría perfectamente detectar cuando “le están intentando vender la moto”, por tanto las medidas de los puntos 5º y 6º (principio de vulgarización y principio de orquestación) no son necesarias para esta parte de la sociedad. Sin embargo hay que tener muy en cuenta que hay una inmensa parte de la población que no comprendería los mensajes políticos si estos no estuvieran simplificados a su nivel, y, por tanto, son un punto importante para conseguir de ellos una especie de fidelidad, es decir, que crean verdaderamente en lo que se les esta diciendo mediante sencillas palabras.

 

María de los Ángeles Jiménez Granero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s