UN FINAL MADE IN EUROPA

UN FINAL MADE IN EUROPA Es en las urnas europeas donde, según afirma el PP, terminarían los largos meses de sufrimiento de todos los españoles en el caso de salir elegido como candidato el partido de Mariano Rajoy. Parece ser que después de tantas cavilaciones Eureka! han encontrado al culpable de todos los males del país. Y no han tenido que buscar mucho, porque lo tenían delante de sus narices, porque el individuo en cuestión no es nada más y nada menos que nuestro presidente del Gobierno.

Si Zapatero hace gasto público del dinero para sanear una economía en crisis, la oposición lo tacha de despilfarrador, si somos el país con el nivel más alto de parados de la UE le nombran profeta de un falso amanecer. Se le achaca de un gobierno y una política sin valores, en la que se limita a pedir el voto con una sonrisa con la que oculta su miedo a perder. Como les sugirió Pons “una campaña constructivo ya que de destrucción ya saben bastante los españoles…no en una campaña basada en la mentira como en las pasadas elecciones generales”.

Nos venden un dream team especialmente diseñado para erradicar la que ellos llaman la “crisis de la verdad” ocasionada por un gobierno que está llegando a su fin. Y bajo el lema “ahora soluciones, ahora PP” presuponen la garantía de futuro para salir de la crisis.

Su política europea se basaría en cinco compromisos: la creación de un equipo político implicado con el ciudadano, dispuesto a su servicio con trabajo y dedicación; la importancia de la estabilidad, sustento y desarrollo familiar; el fomento de valores sociales tanto en cuanto igualdades como a la pluralidad y diversidad cultural; el posicionamiento de la nación española internacionalmente como un país líder, destacando sus potencialidades; y el desafío a las instituciones europeas a su buen funcionamiento.

Pero y al fin y al cabo, falta un grado de novedad y frescura en la palabrería de este partido, que parece prometer lo mismo que todos. Los populares piden la lealtad a un pasado presente como garantía de futuro. Pero quizá haya una carencia más esencial que el dinero en esta crisis: la confianza.

Luisa Melero Cabello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s