No me creo que las pensiones estén en peligro

ALFONSO CORTÉS

Es el mismo truco de siempre: un personaje relevante transmite un mensaje inquietante a la sociedad para beneficiar a unos intereses particulares. Antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria, en octubre de 2007, Fernando Martín, presidente del ‘G-14 de las inmobiliarias’, manifestaba a la prensa que tras sus sesudos y fiables análisis, el precio de la vivienda no iba a bajar. Su intención era frenar la inminente caída de precios en los inmuebles, derivada de la desconfianza de los posibles compradores.

Artículo completo publicado en El Plural, para leerlo pincha aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s