LARGA VIDA AL REY

Más que monárquica, yo soy de Juan Carlos. Esto no lo pienso solo yo, sino más de la mitad de los españoles, además de las principales monarquías europeas; incluso su popularidad se ha extendido al otro lado del charco siendo elegido Cabeza de Estado en países Iberoamericanos. Vamos, que cae simpático. Un rey nace y muere para ser rey, la llamada sangre azul. A un presidente se le elige en las urnas, y por una vez en la vida, hay que agradecer a la Historia que nos quitara la voz y el voto y nos implantase la figura de Don Juan Carlos, porque sin un rey tan español no seríamos tan españoles. Así lo demostró en su primera decisión monárquica, rechazó sus responsabilidades y dejó su poder al pueblo: prefería dormir la siesta. Y de esa forma llegamos a la democracia. Su apellido, su herencia, la tradición, la historia, Franco…le hicieron Rey, pero el pueblo lo ratificamos como tal y lo aceptamos poniéndolo al mando, pero con limitaciones. El Rey reina, pero no gobierna. Cierto es que vive como un Rey, pero él lo es y puede permitírselo. Y además hace bien su trabajo. Él es la cabeza visible del Estado, el representante máximo en las relaciones exteriores, salvaguarda de la imagen del país. Y no porque se haya criado como cualquier niño jugando en las calles. Sus amigos fueron los que hoy en día manejan el mundo, su casa se llamó palacio, y no porque suene a cuento fue una vida fácil. Su educación y su entorno fueron única y exclusivamente destinados para convertirle en el Rey. La República siempre ha sido protagonizada por movimientos radicales y extremistas, carente de consistencia, incluso violentos. El Rey garantiza la seguridad, la justicia y la estabilidad. ¿Qué imagen de inseguridad proyectaríamos si nuestra cabeza de Estado estuviese en pugna constante con un Zapatero o un Rajoy luchando por ella. Ya de pagarle el sueldo a caraduras, prefiero pagárselo al rey que al menos es de las pocas figuras representativas que nos puede hacer sentir orgullosos de pertenecer al Estado español. Y a todos aquellos que cuestionan su labor monárquica y se hacen llamar republicanos , yo les diría: señores, porqué no se callan.

Luisa Melero Cabello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s