EEUU, otra forma de votar

En Estados Unidos se elige primero un candidato por cada partido (en las elecciones primarias) y después se elige al candidato que salga nominado por cada partido. Siendo mayoritarios, como todos sabemos, el partido republicano (el equivalente al PP pero menos radical) y el partido demócrata (más o menos nuestro PSOE). La “guerra” electoral en las secundarias es entre el partido demócrata y el republicano.

La carrera hacia la Casa Blanca comienza con las elecciones primarias, en las que los precandidatos luchan por la nominación por su partido. En estas elecciones los votantes de cada partido en cada uno de los 50 estados seleccionan delegados de partido, que previamente han declarado su apoyo a uno u otro precandidato.

Las primarias se suelen iniciar en Iowa y seguidamente en New Hampshire, que tienen un peso simbólico muy importante ya que encauzan la elección del candidato de cada partido. Estos delegados elegidos escogen formalmente a sendos candidatos en las convenciones nacionales de cada partido.

Tras elegir a los 538 miembros electorales, éstos votan al presidente entre los candidatos (normalmente entre los dos partidos mayoritarios). Con 270 se obtiene la mayoría para ser nombrado presidente. Cada Estado tiene asignado un número concreto de Electores, en función de su población y representación en el Congreso, (desde los 55 de California, los 34 Tejas a los 3 de Alaska), la clave es que aunque un candidato gane por sólo 1 voto en un Estado se lleva a su cuenta todos los votos electorales de dicho Estado.

 

Además de todo este proceso; elegir delegados, que éstos elijan candidato y más tarde escojan representante; para votar hay que estar inscrito como votante. Mientras aquí estamos acostumbrados a que esto sea automático al cumplir la mayoría de edad, en la mayor parte de Estados Unidos es necesario registrarse para votar (una vez que se hace, si no se cambia de dirección, el registro se mantiene). Los sistemas de registro fueron diseñados para evitar fraudes pero, una vez más, la variedad de legislaciones es inmensa: hay estados donde el plazo para registrarse acaba 30 días antes de las elecciones, en otros son sólo cinco días, y hay muchos que permiten registrarse el mismo día de la votación y hay otros en los que uno puede registrarse al ir a votar. Debido a estos impedimentos, se ha tendido a hacer menos estrictos los requisitos para el registro. Por ejemplo, la Ley Nacional de Registro de Votantes de 1993 permite que los ciudadanos se registren para votar en el momento en que renuevan sus licencias de conductor expedidas por el Estado.

 

En Estados Unidos se cuenta con gran variedad de artefactos de votación y el panorama de las tecnologías de esa especialidad cambia sin parar. En unos lugares se usa voto electrónico (en un ordenador, como un cajero automático); en otros, hojas escaneadas (como las de la loto); en otros, tarjetas perforadas y en otros, votos en papel contados a mano (la lista completa, condado por condado). La explicación en este caso tiene que ver con que ,a diferencia de nuestras elecciones, donde como mucho votamos tres cosas a la vez (municipales, autonómicas y europeas, en alguna ocasión), y la mayor parte de las veces una o dos, en Estados Unidos, los días de elecciones se votan a la vez muchísimas cosas. Veamos algunos ejemplos. Si yo fuera ciudadana norteamericana residente en Boston en las pasadas elecciones hubiese tenido que votar sobre: Presidente, Senador, Miembro de la Cámara de Representantes, Councillor (una especie de asesor del gobernador), Senador y Representante de la Asamblea de Massachusetts, Register of Probate (un tipo de funcionario judicial, como un secretario de juzgado aquí) y además en referendum sobre tres iniciativas legales: una para reducir el año que viene, y luego eliminar, el impuesto de la renta estatal; otra para despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de marihuana; y otra para prohibir las carreras de perros con apuestas en el Estado. Es decir, siete elecciones y tres referéndums. Sería un lío votar todo eso manualmente y se necesitaría muchísimo más tiempo para el recuento de votos.

 

En las elecciones del año 2000 hubo irregularidades con el recuento de votos por correo,por lo que en 2002, el Congreso aprobó la Ley para Ayudar a Estados Unidos a Votar (HAVA), la cual contiene varias características notables. Primero, el gobierno federal ofreció pagar a los estados y localidades los gastos que implique la sustitución de sus anticuadas máquinas de votación a base de palancas y tarjetas perforadas. Segundo, estableció una Comisión de Asesoría Electoral para proveer asistencia técnica a los funcionarios locales a cargo de la administración de elecciones, y establecer normas sobre los dispositivos de votación. El portafolios de la comisión incluye la creación de programas de investigación para estudiar las máquinas de votación, el diseño de papeletas, los métodos de registro y los métodos de votación provisional, cómo impedir fraudes, los procedimientos para reclutar y capacitar encuestadores y los programas de educación para votantes, entre otras cosas.

 

Personalmente, creo que para votar en EEUU hay que estar informado y seguir la campaña de los precandidatos y candidatos, además de las declaraciones y discursos que hacen los delegados y candidatos a delegados. Por supuesto, existen los electores fieles a su partido, pero hay gran cantidad de votantes con ausencia de pautas fijas que analizan las campañas o simplemente se dejan llevar por la mayoría que predomina a su alrededor. Sobre todo, esto último…

Como curiosidad, he encontrado un artículo en el que se describe una campaña institucional que intenta fomentar el voto en Estados Unidos con el “gancho” del sexo. Artículo completo aquí 

 

Para acabar con un poco de humor, os dejo un vídeo que encontré sobre los americanos, es una mera anécdota y no quiero generalizar, los estadounidenses no son así tal y como no todos los españoles sabemos bailar sevillanas ni echamos la siesta todos los días. Vídeo en youtube aquí

 

 

 

NIEVES PAREJA REPISO

3 Respuestas a “EEUU, otra forma de votar

  1. soy americana y no soy como ese video!🙂 pero claro, hay mucha gente que no tiene ni idea de lo que esta pasando en el mundo/datos generales del mundo

  2. En ningún caso he dicho que todos fuesen así, sólo me pareció curioso el vídeo, porque hay algunas perlas… Aunque sí es verdad que hay un sector de la población americana que no sabe mucho de lo que pasa fuera de EEUU. Entienden un sistema de voto que me parece complejo a mí pero no saben cosas que me parecen básicas, esa es la ironía.

  3. nieves: he mirado lo que hemos hablado de amo y criada. Ya tengo opinión formada al respecto. También me opongo a que se camibie el nombre, sin cambiar el tipo de relación. Lo que quiere hacer la derecha (que ha votado junta) es simplemente cambiar el nombre (para diginificar) y no cambiar el tipo de relación que es lo realmente indignificante… hablamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s