EL SISTEMA PARA ELEGIR

Sistema D´Hont a pesar de que suena como extranjero, como sino tuviera que ver nada con España pues resulta que no. Este es el sistema que esta vigente en lo que a la ley electoral se refiere. Esta técnica es proporcional, y según esto favorece el pluripartidismo y la igualdad en cambio las mayoritarias – como las de Estados Unidos- favorecen el bipartidismo.

El tema parece sencillo y seguro que con estas pequeñas pautas escogeríamos sin dudarlo el sistema proporcional que supuestamente es el que nos proporciona una democracia más real. Pero en la realidad es un poco más complicado y no todo el mundo gana. Pongamos un ejemplo en Teruel son necesarios 18.000 votos para el último escaño, pero por el contrario en Madrid son necesarios 92.000. ¿Qué significa estp? Pues que si usted vota en una población pequeña su voto vale más que en una ciudad con más habitantes.

En la realidad este sistema produce un bipartidismo, en el que juegan PP-PSOE, y que supuestamente la gente ha aceptado, pero para nada es así lo que pasa que votas por no votar al otro ya que no te quedan más opciones.

Esto crea también un problema y es que partidos nacionalistas se hacen con demasiado poder político puesto que están implantados fuertemente a nivel regional. Partidos como ERC, CIU o PNV son los más beneficiados teniendo una sobre-representación en proporción a su número de votos.

Como se puede observar este sistema no es el que más beneficia a una democracia, o por lo menos así lo creo yo, y necesita de una reforma para el futuro.

Entiendo que hay que plantear la reforma de manera delicada puesto que a lo mejor caemos en la tentación de dar el voto a las grandes poblaciones y esto tampoco es una representación real de la sociedad.

Elegir pero elegir bien para que todo sea más justo y se ajuste más a la realidad de un país que vive gracias a sus ciudadanos.

Alfonso Marcos Merelo

2 Respuestas a “EL SISTEMA PARA ELEGIR

  1. Me alegro que estéis haciendo esta serie de entradas sobre la ley electoral española porque es un tema sobre el que creo que la sociedad necesita reflexionar, primero, y corregir las desigualdades, después, como consecuencia de lo anterior.

    En líneas generales comparto tus argumentos, pero debo hacer una matización. Dices: “Partidos como ERC, CIU o PNV son los más beneficiados teniendo una sobre-representación en proporción a su número de votos.”

    Es un mito. Comprobémoslo:
    CiU obtuvo el 3,05% de los votos (en equidad representarían 11 asientos o escaños) y se le asignó el 3,14% de los asientos, es decir, 11 asientos. CiU obtuvo exactamente el número de escaños que le corresponderían en proporcionalidad exacta.

    PNV obtuvo el 1,20% de los votos (en equidad representarían 4 asientos) y se le asignó el 1,71% de los asientos, es decir, 6 escaños. El PNV sí está sobrerrepresentado (aunque nada en comparación con PP o PSOE, pero ése es otro cantar).

    ERC obtuvo el 1,17% de los votos (en equidad representarían 4 asientos) y se le asignó el 0,86% de los asientos, es decir, 3 escaños. ERC, sus votantes, están infrarrepresentados en 1 parlamentario.

    BNG obtuvo el 0,82% de los votos (en equidad representarían 3 asientos) y se le asignó el 0,57% de los asientos, es decir, 2 escaños. Los votantes del BNG están infrarrepresentados en el Congreso de los Diputados en 1 parlamentario.

    En conclusión, salvo en el caso particular del PNV, los partidos nacionalistas (periféricos, conviene especificar) son los únicos que, casi (porque aún pierden un poco al convertir sus votos en asientos), están justamente representados en la cámara de representantes.

    Puede comprobarse con facilidad en la tabla que enlazo:
    http://1voto1asiento.blogspot.com/2008/04/el-sistema-electoral-en-espaa-y-la.html

    Por cierto, en la misma tabla se puede apreciar la escandalosa sobrerrepresentación de PP y PSOE en comparación con lo anterior.

    El problema de las graves distorsiones de la proporcionalidad voto-asiento en nuestro sistema parte, no de la Ley d’Hondt, sino del diseño de las minúsculas circunscripciones (provincias) con un número dijo mínimo de representantes preasignados independientemente de los votos que se acaben emitiendo allí.
    Con una circunscripción único estatal, los resultados en asientos serían muy proporcionales a su magnitud en votos, incluso usando el reparto d’Hondt. Aunque también podrían usarse otras fórmulas aún más proporcionales como Sainte-Laguë, Droop o, principalmente, Hare-Niemeyer.

  2. a proposito de la sobrerrepresentación de los nacionalistas periféricos (también hay nacionalistas centrípetos, jeje) algunos artículos aqui publicados demuestran lo contrario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s