La ley orgánica del régimen electoral general

A la hora de realizar una votación para unos candidatos de un partido político u otro, hay que acogerse a una ley electoral. Nos vamos a centrar en el caso de España.

La ley orgánica del régimen electoral general data de 1985 y, principalmente, defiende la libertad en el sufragio ya que estamos en una democracia. Es el valor más destacado. Indagando un poco por la red puedes encontrar que se habla tranquilamente de que España puede presumir de tener una de las mejores y más avanzadas constituciones democráticas del mundo occidental. Con ello se nos resalta una vez más la libertad de decisión y la capacidad de elección de los ciudadanos en una campaña política.

Esta ley también tiene unas bases que hay que tener en cuenta, por ejemplo el artículo 81 de la constitución nos dice:

1. Son Leyes orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que aprueben los Estatutos de Autonomía y el régimen electoral general y las demás previstas en la Constitución.

2. La aprobación, modificación o derogación de las Leyes orgánicas exigirá mayoría absoluta del Congreso, en una votación final sobre el conjunto del proyecto.

En resumen, la ley orgánica nos permite tener libertad de decisión, ciertos derechos, etc.

A pesar de lo bien que suena esto, no todo el mundo opina que la cosa está tan bien. He encontrado un artículo en Internet, de diciembre de 2007 (previo a las elecciones de 2008) hablando precisamente de la ley orgánica del régimen electoral general, de sus verdades y mentiras. Me ha parecido muy interesante como nos muestra está mujer, Yolanda González, la imagen de desventaja que el PP quiso mostrar. Lo más destacado:

<<“Caduca, pasada de moda e interpreta de forma curiosa el sistema democrático”. Este es el principal argumento que Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular, ha empleado a la hora de justificar la posibilidad de que en su programa electoral para las generales de marzo se incluya la reforma de la ley electoral.>>

<<En múltiples ocasiones, el líder del PP se ha quejado de que su partido es el que peor parado sale en el reparto de escaños. Y que son las fuerzas nacionalistas las que se llevan la mejor parte. Sin embargo, su argumento choca con la realidad de las cifras>>

<<1) El PP no es el partido más perjudicado en el reparto de escaños, tal y como sostiene Rajoy. Los datos demuestran que es la formación más beneficiada.>>

<<2) Tampoco es verdad que la barrera del 3%, porcentaje mínimo de sufragios en cada circunscripción para optar a un escaño en el Congreso, tenga efecto.>>

<<3) Los votos en blanco no van a parar al partido más votado.>>

Una vez más, vemos esa rivalidad entre unos partidos y otros, en este caso a través de las quejas. El PP intenta demostrar desventaja a la hora de las elecciones. Siempre la misma estrategia, echar la culpa a otro. En este caso la ha tocado a la ley electoral.

María de los Ángeles Jiménez Granero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s