Yo también aplaudo al juez Garzón

Publicado en elplural.com el 11/09/09. Para leerlo pinche aquí.

Es vergonzoso, y síntoma de que la transición hacia la democracia en España no está culminada, el que un juez acuda a un tribunal como imputado por el simple hecho de investigar los crímenes del franquismo. Y el franquismo no fue otra cosa que un régimen político totalitario, corrupto, ultra, y con miles de crímenes y muertes a sus espaldas. En tiempos de guerra, y también, y sobre todo, en tiempos de paz.

Aquí huele muy mal. Es inadmisible que en un país que se cree ‘Estado de Derecho’, nadie, ni siquiera un juez, tenga el derecho a investigar el régimen político que más sangre ha derramado en nuestra historia como país (eso en cualquier país del mundo sería un deber). Es más, esta investigación no sólo es pertinente, sino totalmente necesaria y ya tendría que haberse realizado. ¿Se imaginan a la Alemania de 1980 imputando a uno de sus jueces por querer investigar los crímenes del III Reich? Pues eso es lo que está pasando en nuestro país, casi 35 años después de la muerte de Franco: hay problemas y trabas para investigar los crímenes de ese período. Y es que parece que el dictador sigue ganando guerras incluso después de muerto.Las guerras son un fenómeno social de extraordinarias proporciones. Los seres humanos en estos períodos se juegan el todo por el todo, así cuando se gana una guerra, se gana todo, incluso el derecho a escribir la historia como le salga de las narices al vencedor. Hitler perdió la suya, y Franco la ganó.

Franco planeó un exterminio sistemático de los que él llamaba ‘los rojos’. Enterró a miles de españoles bajo las cunetas de las carreteras, utilizó a republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas como esclavos (encadenados y sin jornal) en construcciones como el canal del Guadalquivir. Cuando Hitler, uno de sus aliados políticos, le pregunto qué debía hacer con los españoles republicanos que había capturado, el Caudillo le respondió que los españoles republicanos, no eran españoles. De este modo, Hitler llenó campos de concentración (como el famoso de Mauthausen) de estos españoles, y muchos fueron vilmente asesinados allí, con la complicidad obvia del aparato político español de la época.

Estos son sólo algunos ejemplos, de los que hay tantos que no cabrían ni en 50 ediciones de este diario. Con todas estas brutalidades detrás del franquismo, me pregunto con asombro y pena quién demonios puede ser tan deleznable y traidor con nuestra propia historia, como para oponerse a que se investiguen estos hechos. Quien se opone a investigar tales crímenes está siendo cómplice, consciente o no, de los mismos, y por tanto, viendo como está el patio, creo que es, teniendo un mínimo de responsabilidad ciudadana y vergüenza histórica, vital levantar la voz y pedir que se prosiga la investigación y que dejen al juez Garzón actuar. ¿Se qué tienen miedo ciertos colectivos, incluida una parte del Poder Judicial, de este país cuando se tocan estos temas?

Quiero dejar claro que me uno las personas que arropaban el otro día a Baltasar. Y desde este artículo, yo también aplaudo al juez Garzón.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación Política y Publicidad en la Universidad de Málaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s