Situación política española

Por Beatriz Torres Martínez

A pesar de que este pueda resultar un tema pesado y últimamente muy repetitivo, he de admitir que en la situación en la que nos encontramos es fundamental tener una visión política más o menos estructurada (creo que actualmente es un poco difícil tener una visión clara). Hay que empezar a concienciarse del contexto en el que vivimos, para que, dado que estamos en una democracia, actuemos de manera conjunta y tomemos decisiones de forma colectiva que, al fin y al cabo, servirán para nuestro propio beneficio.

Por esta razón, y lo más importante, por respeto a la ideología y al pensamiento de los ciudadanos, considero que un sistema bipartidista como es el actual no constituye ninguna ventaja para el país. Simplemente es un bucle, un sistema sin futuro, una limitación.

L a política tiene que renovarse, no puede quedarse estancada en un proceso político rutinario y monótono, pues eso no supone ningún beneficio para un país. No podemos decir que el partido político gobernante lo haya hecho mal, pero de la misma manera tampoco podemos elogiarlo como si hubiese obrado milagros. Desde mi experiencia, creo que el principal problema ha sido la falta de planificación y metodología a la hora de actuar ante problemas reales. Las falsas promesas y las medidas absurdas que se están tomando a lo largo de esta candidatura lo único que hacen es retrasar la resolución de dichos problemas.

La crisis económica no sólo nos está afectando a nosotros, si no a muchos otros países. La cuestión es que, dada la magnífica estrategia política que se está desarrollando, a nosotros nos va a costar el doble estabilizarnos y volver al punto inicial en el que nos encontrábamos.

No se puede sacar a un país de la crisis con mera palabrería y con compromisos insuficientes, hay que actuar y aliarse con el resto de personalidades políticas. ¿Por qué? Porque es imposible solucionar nada teniendo un gobierno pésimo y una oposición aún peor en una supuesta democracia española.

L a popularidad política ha descendido notablemente y eso se debe la falta de compromiso con la estabilidad y a la desatención de muchos de los obstáculos a los que nos enfrentamos. Un partido político ha de saber defenderse y  ha de tener ases guardados en la manga, pero en este caso parece que ya los ha sacado todos, que no puede dar más de sí.

Como he dicho anteriormente en la recesión en la que nos encontramos no se puede arremeter constantemente contra el gobierno actual. Si vemos que ese gobierno no es capaz de cumplir sus promesas, bien se convocan elecciones anticipadas o bien (y creo que esta es la mejor idea, al menos de momento) se actúa colectivamente en el ámbito político con el fin de solventar o por lo menos regular esa situación aparentemente insostenible.

Tengo la esperanza de que los políticos entren en razón y se den cuenta de que los intereses del pueblo al que representan son primordiales y que, por tanto, deben atender a esos intereses y detenerse un poco para recapacitar acerca de su plan de actuación para, finalmente, mejorarlo y conducir al país a la estabilidad de una vez por todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s