la política

Yo la veo como un elemento necesario para el funcionamiento de las sociedades, pero parece más el elemento que dirime contínuamente en ese funcionamiento. Existe una macroestructura que gobierna para el beneficio la sociedad pero nuestra vía de contacto habitual con ella son los medios. Nos toca más de cerca la comunicación política que la política en si.

Cuando estás zappeando en el televisor te puedes encontrar con los programas de tertulia; llenos de comunicadores políticos de toda clase, aunque predomintan periodistas y políticos. Los políticos ante cualquier medio deben cuidar su imagen y seguir las instrucciones que les dicte el partido. Es posible que te encuentres con ciertos canales y tertulias que no son un debate, sino que la tertulia cuenta con una selección de agenda interesada y los tertulianos representan una sola ideología. Los que toman decisiones en España han dejado la televisión como territorio legítimo para la lucha política. Hemos interiorizado que los medios son necesarios, pero siempre se han albergado dudas sobre el tono con el que se nos contaban las noticias. Quizás la audiencia era tan heterogenea que los tíntes políticos pasaban más desapercibidos, pero la TDT nos ha traído nuevos canales que están haciendo una selección de la agenda orientada a un público objetivo; ésto ha cambiado y resulta más fácil saber hacia dónde rema cada uno.

Todo lo que nos llega a través de los medios no deja de ser el espectáculo por la lucha de poder. La política va más alla porque es la actividad que ha permitido establecer el sistema en el que vivimos. El asunto viene de lejos: Imperios, Reinos, Feudalismo, Siglo de oro, Estado Moderno, Revolución Francesa, Estado Liberal, Restauración Borbónica, República, Franquismo, Democracia… a grosso modo y con algún salto, sabemos de dónde venimos.

Ahora, en estas tres décadas de Democracia dos partidos políticos se han encaramado a la estructura de poder. Entiendo que es así porque buena parte de la población así lo ha ido eligiendo, pero también nuestra idiosincrasia apunta al bipartidismo: Cánovas del Castillo-Mateo Sagasta, nacionales-republicanos, Madrid-Barcelona, PP-PSOE… Entiendo que sean las voces mayoritarias hoy día, mi temor es que esto vaya a más porque el bipartidismo también supone la desaparición de muchas voces y puntos de vista.

Me preocupa cómo algunos políticos utilizan su posición para el beneficio propio. En su día condecimos a las instituciones el poder para gobernarnos, pero está claro que la gestión que llevan a cabo tiene agujeros negros (y algunos llenos de dinero). El que llega al poder luego resulta no tener tanto poder, faltan recursos o lo que sea, siempre hay algun impedimento o una culpa que repartir. Los líderes políticos de hoy resultan artificiales, casi marionetas. Ya lo reivindicó Greenpeace en la última cumbre sobre el cambio climático: “los políticos hablan, los líderes actúan”. ¡Qué difícil es llevarlo a la práctica!

Son tantos los agentes implicados en política y las acciones que tienen lugar que no estoy en disposición de hablar con mucho fundamento. El debate sobre el rumbo de las naciones es constante y los pequeños cambios de cada dia los que mantienen el sistema, pero sólo han sido los grandes cambios los que han significado puntos de inflexión en la historia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s