Elecciones 2.0

Las generales del 2008 pueden ser consideradas como las primeras elecciones en las que, de forma generalizada, los grandes partidos han utilizado por primera vez Internet como soporte para la emisión de mensajes políticos en formato vídeo, en lugar de centrarse únicamente en su difusión por televisión. Esto les ha permitido sacar partido de todo el potencial y la versatilidad que aporta este nuevo y revolucionario canal de comunicación. La utilización de plataformas como YouTube, entre otras, para colgar spots y cualquier tipo de evento susceptible de ser recogido por una cámara, ha permitido que sean “linkeados” y “posteados” de forma exponencial e infinita en innumerables blogs, webs y redes de contenido social, consiguiendo un efecto multiplicador del mensaje con un coste relativamente pequeño en comparación con otros medios tradicionales.

………………

El Partido Popular nos presenta un spot con una realización muy cuidada y actual, en el que Rajoy, dentro del contexto de una muy incipiente crisis económica, desgrana lo que para él son las preocupaciones reales del ciudadano. Con un lenguaje llano y un tono marcadamente cercano -como de tertulia de sobremesa- y paternalista -como a él le gusta- plantea de forma reduccionista los temas que “de verdad” afectan a las personas: los precios, los sueldos y las pensiones. Este planteamiento tan individualista es perfectamente entendible dentro del marco ideológico liberalista que defiende el Partido Popular. El individuo como persona única y en ejercicio de su plena libertad por encima de todo aspecto colectivo.

El español al que habla Rajoy podría expresarse en estos términos: “No me cuenten milongas y díganme si voy a mantener mi nivel adquisitivo, si voy a disfrutar de una jubilación digna que me permita seguir manteniendo mi nivel adquisitivo y si los precios van a estar en un nivel tal que mi nivel adquisitivo no disminuya”. Este es realmente el mensaje que lanza el PP a la gente a la que Mariano Rajoy gusta definir como “normal” (es una de sus expresiones favoritas). Si bien, analizando el contenido de su programa electoral, podemos pensar que nos encontramos ante un partido de corte socialdemócrata. Esta es actualmente una característica común de los partidos liberales europeos dentro de su “viaje” al centro. Apropiarse del discurso socialdemócrata. A su ya habitual derrotar al terrorismo, mantener la unidad de España y hacer de España un país más seguro, añaden políticas de igualdad para la mujer, las familias, los mayores, los discapacitados, los jóvenes, añaden proteger el medio ambiente, conseguir la plena integración de los inmigrantes y aumentar el bienestar social, combatiendo la exclusión social, asegurando la atención a la dependencia o garantizando el acceso a la vivienda. ¿Qué programa electoral estoy leyendo?

No quiere decir que estos temas sean de tratamiento exclusivo de partidos de izquierdas, deben ser universales, pero suponen poner lo colectivo por delante de lo individual, y en el ADN del Partido Popular es algo que no encontramos. El cuerpo les pide otra cosa. Aunque si es por estar con los tiempos, bienvenido sean el liberalismo progresista, o el demoliberalismo, o el  liberalismo social o como quieran llamarle a ser un poco más solidarios con los que no lo tienen tan fácil en la vida. Genial.

………………

Este domingo voy a votar, o voy con todas mis fuerzas, o a lo que sea que me estén vendiendo esta gente del PSOE. Lo han comprendido. Lo hacen bien. Han puesto toda la potencia de la publicidad al servicio de una campaña electoral. Realmente no sé si me piden el voto o que participe en el nuevo sorteo de la ONCE que se celebra el domingo. Sea lo que sea, tiene gancho, tiene magia, tiene esa capacidad para cautivar y contagiar emociones que hacen de la publicidad una herramienta tan efectiva. Objetivo conseguido, ¿qué coño? ¡me voy a votar!

Porque de eso se trata. Aquí no te voy a contar de qué va todo esto, para eso ya están las 317 páginas de programa electoral (me conformo con echar un vistazo al índice) que prácticamente nadie lee. Ya sabemos cómo es el producto que se vende en esta gran superficie, chispa más, chispa menos. Se trata de que ejerza mi derecho al voto. Porque, históricamente, el PSOE ha tenido y tiene un gran problema con esto. Sabe que cuenta con un apoyo social amplio, pero necesita movilizar al electorado, necesita recordarle continuamente la necesidad y la importancia de su voto. Para esto y para tantas otras cosas el votante de derechas es mucho más disciplinado. Al votante del PSOE le cuesta más, o se lo piensa más, o es más crítico. Pero no importa, al toque de “que viene el PP” todos nos ponemos las pilas. No falla.

Por cierto, echando un vistazo al índice del programa electoral me he encontrado con lo que me tenía que encontrar, ni más, ni menos.

Otra cosa. La mano mágica que está detrás de este spot (y de otros tres que también formaron parte de la campaña ) es la de Isabel Coixet. Ya decía yo.

………………

En el otro extremo, o en otra galaxia, nos encontramos a IU. Vamos a hacer un programa electoral con forma de spot. Lo tenemos. Tocamos todos los palos, el militar, el cura, el aborto, la memoria, la señora, el niño, la guerra, el abuelo ecologista, el pijo público y laico, el contrato basura, la familia…, y al final, que salga Gaspar Llamazares haciendo de Gaspar Llamazares, pero con mucha más fuerza, y nos diga que Izquierda Unida es más izquierda. Pero ¿qué clase de comunicación es esta? ¿de qué época es? ¿realmente quieren conseguir votos con esto? Yo haría que me lo miraran. Tienen tantas cosas que mirarse. Una pena.

Eduardo Cholvis Pedraza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s