Fondo y Forma

25 de febrero de 2008. Ocho millones de telespectadores de audiencia media. Cerca de un millón de euros de puesta en escena. Temperatura estable de 21 grados, dos candidatos a la presidencia del gobierno y dos horas por delante para hacernos partícipes del futuro que nos espera, para desgranar las recetas que nos harán más llevadera la vida, para convencernos con sus argumentos de que tienen soluciones a la altura de las circunstancias. Y después de todo esto, la pregunta del millón es: ¿quién ha ganado el debate?

Podríamos pensar que el debate lo gana el que mejores propuestas realiza. Entonces, nos deberíamos haber preguntado ¿qué  soluciones plantean?, o ¿qué han aportado de nuevo?, o ¿cómo lo van a hacer? Pero no, esto no es lo interesante. Lo que se preguntan los periodistas, los analistas políticos, los expertos en comunicación y los millones de personas que han presenciado el debate es ¿quién ha ganado?

No me parece demasiado interesante plantearse el debate en estos términos. ¿En realidad, es tan importante establecer un ganador y un perdedor? ¿Es un debate o un combate? En cualquier caso, de tener que establecer un claro ganador, yo diría que han ganado ”las formas”. ¡Qué importancia tienen “las formas” en nuestras vidas! Todo cuidado, todo medido, todo calculado. ¡Todo artificial!  Felipe González aconsejaba a Zapatero no preparar de forma excesiva el debate, le recomendaba ser lo más natural posible. Pero esta sociedad no perdona a los que fallan, no perdona los errores. Nos ha enseñado que lo importante no es participar, sino ganar. Por lo tanto, todo atado y bien atado durante el debate. Para que los periodistas, los analistas políticos, los expertos en comunicación y los millones de personas que lo seguían, pudiesen hablar del color de los trajes, de qué tipo de nudo llevaban sus corbatas, si sus gestos eran bruscos o suaves, sobre cómo se miraban, si sudaban, si dudaban, si tenían una actitud dinámica o por el contrario estaban pasmaos. En resumidas cuentas, la dinámica de la seducción no verbal en el lenguaje político, o sea, las formas. ¡Qué importantes son!

Y ahí, detrás de todas esas corbatas de vivos colores sobre trajes de colores neutros, en el fondo de todo, está “el fondo”, la sustancia, el contenido, la tela que cortar, las ideas. Por que en realidad, a lo que de verdad vienen esas personas, es a hablar de ideas, a realizar distintas lecturas sobre la situación en la que se encuentra un país, a proponer soluciones y a lanzar retos de futuro, a decirnos si ven la botella medio llena o medio vacía. Cada uno dentro de su hábitat político, cada uno desde su convencimiento y desde la perspectiva que les ofrecen sus ideales. Y es entonces cuando comienzan a hacernos partícipes del futuro que nos espera, cuando nos hablan de la reducción de la tasa de desempleo al 7%, de eliminaciones de impuestos sobre el patrimonio, de deducciones de 400 euros en el IRPF, de contratos para inmigrantes en los que se comprometen a cumplir con las costumbres del país, de promover el consenso frente a ETA o de rechazar cualquier negociación con ella, de liderar alianzas de civilizaciones, de estar con los buenos o con los malos, de estados que se van a romper o definitivamente no lo van a hacer, de la necesidad de mayores o menores transferencias autonómicas, de garantizar la enseñanza del castellano en todo el estado, de mantener los centros abiertos de 7.30 a 20.00 de lunes a viernes durante 11 meses…

No hace mucho, leí que un veterano y consagrado político norteamericano perdió un debate televisado por no saberse la alineación del equipo de béisbol local. Pues eso, fondo y forma.

Por cierto, según el sondeo del Instituto Opina para Cuatro, un 45,4% de los encuestados consideró que el más convincente fue Zapatero y un 33,4% consideró que Rajoy estuvo mejor. En la encuesta de Invymark para La Sexta, Zapatero salió vencedor por un 45,7% frente al 30,1% para Rajoy. La encuesta de TNS Demoscopia para Antena 3 dio un un resultado muy parecido: 45,4% para Zapatero y un 39,3% para Rajoy. El sondeo de Telemadrid dio la victoria a Zapatero por 1,1 puntos: 43,8 frente a los 42,7 de Rajoy. El sondeo de Telecinco otorgó la victoria al candidato del Partido Socialista por 15,9 puntos porcentuales. 50,5% para Zapatero, por 34,6% para Rajoy. En el sondeo de Metroscopia para El País, el 46% de los ciudadanos creyó que Zapatero se impuso a su rival ante las cámaras de televisión. Los que opinaron lo contrario, es decir, que ganó Rajoy, fueron un 42%. También, según los encuestados por Sigma Dos para el diario El Mundo, dieron por ganador a Zapatero un 45,5 %, frente al 42% que consideró que Rajoy fue superior.

………………

Eduardo Cholvis Pedraza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s