Debate sobre el uso de lenguas cooficiales en el Senado.

Las lenguas en España son siempre un tema candentísimo y calentísimo.

En un principio, una lengua cooficial es algo inofensivo. La bandera más visible de una cultura y tradición histórica diferente. Una peculiaridad y un derecho.

Pero como en esta vida las denotaciones son tan insuficientes, hay que meterse en las pantanosas aguas de LAS CONNOTACIONES. Así es, en España una lengua cooficial no es solo  un derecho o la bandera de una cultura, es un sellazo en la frente que se le pone a una persona, asociación o partido político. Un sellazo repleto de connotaciones – connotaciones afines a esos estereotipos desagradables del catalán el vasco y el gallego que no vienen al caso.

Cierto es lo que le dijo el torero al filósofo: “Hay gente pa tó”. Estas connotaciones se ven reforzadas por dos extremos; uno de ellos el del torpe nacionalista que no es capaz de separar asuntos políticos de lingüísticos, y el otro es el del maniqueista “anti-nacionalista” que se empeña en mostrar esa clara relación que a sus ojos, existe entre la lengua y la realidad política.

Y ahora se preguntarán ustedes que a qué viene esta reflexión tan fuera de lugar para el caso que nos atañe.

Pido disculpas por mi manía de irme por las ramas, pero es mi intención de situaros en el contexto en le que se va a mover este post. Como habrán intuido ( y leído en el título del post)  me voy a referir al debate sobre el uso de las lenguas cooficiales en el Senado.

Los titulares están extraidos de los periódicos El País  y El Mundo.

EL PAÍS

El PP rechaza en solitario que en el Senado se hablen todas las lenguas.

Vaya por Dios; estos del PP se han vuelto a quedar solos.
 Es que mira que les gusta ir a contracorriente.
Y todo por el dichoso asunto de los nacionalistas...

Esta es una postura que se nos viene a la cabeza después de ojear este titular. La noticia en sí está también un tanto radicalizada; ya que menciona la situación del ex-presidente de la Xunta de Galicia cuando dicen: “En este contexto, cuando un senador menciona a Manuel Fraga, ex presidente de la Xunta de Galicia y fundador del PP, puede tener una cosa segura: le va a contestar. El senador más veterano de la Cámara, de 84 años, sólo interviene cuando alguien le busca las cosquillas.” Claro queda  como retratan al senador como a un hombre mayor, un poco exaltado y que el tiempo le ha inhabilitado para desempeñar su cargo. En otras palabras, y perdón por la malsonancia de la palabra pero ilustra de la mejor manera la postura que aquí se da: Fraga chochea.

EL MUNDO

Fraga, al BNG: ‘No me dé lecciones de nada y mucho menos de galleguismo’.

¡Uy lo que le ha dicho!
Ay que ver, este Fraga; con la de años que
tiene y sigue dando guerra.

El Mundo se centra en la respuesta que le dio Fraga al compañero del BNG. Con una extensión de la noticia mucho más reducida, no pone antecedentes y apenas nos sitúa en el debate. Se centra como ya hemos dicho, en la respuesta de Fraga; y cómo ha sabido ponerse en su sitio frente a las acusaciones del nacionalista gallego.

ALEJANDRO COBOS ORDÓÑEZ


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s