Funcionalidad vs. Justicia

El sufragio de Alemania es un sistema complejo porque une el sistema mayoritario con la ventaja de un gobierno estable y el sistema proporcional, que es más justo en la converción del número de votos en escaños en el gobierno.

En Alemania el votante tiene dos votos: Con el primer voto un político de una lista en un distrito electoral está elegido mayoritariamente, que significa, que solamente el político tendrá acceso al Bundestag, que tiene más votos que los candidatos de los otros partidos. En esa manera un ventaja pequeña de un candidato se converte en una mayoría, porque los votos para los démas están perdidos. Con el segundo voto un partido está elegido proporcionalmente. El número de los votos representa el número de los escaños que gana el partido en el Bundestag, que al final es el voto más importante.

Los primer escaños consiguen los cadidatos que gañaron por el primer voto y los escaños que quedan, consiguen los politicos que están en la lista del segundo voto. Además existe un presupuesto, que los partidos tienen que ganar más que 5 % de los votos para ser parte del Bundestag.Es un poco más alto que p.ej en Espa~na, donde los partidos tienen que ganar más que 3 %.

Un argumento contra el obstáculo es que los votos para partidos pequeños se pierden y por ese hecho votantes que simpatizan con un partido pequeño no lo votan, porque no quieren que su voto no vale nada. Pero en ese contexto se tiene que destacar el argumento de la funcionalidad. En Alemania existe la tendencia de fragmentación de los partidos que se amplia cada vez más y por eso la funcionalidad en ese contexto es el argumento que vale más.

Así el sufragio alemano es un compromiso entre dos extremos. Por la elección proporcional del segundo voto, los partidos más pequeños no se vean desaventajados como en el sistema electoral en Gran Bretaña que se encuentra actualmente en la crítica. Sin embargo el gobierno no está demasiado fraccionado por el obstáculo de 5 % que los partidos tienen que superar.

Una crítica a menudo mencionada del sistema electoral alemán es la formación de mandatos adicionales (Überhangmandate), que se forman cuando un partido ganó más mandatos directos por el primer voto que escaños ganados en el gobierno por el segundo voto.

En ese contexto votos ganados pueden tener un peso negativo para un partido, pero también existe el caso al revés que un partido puede gañar escaños que los votantes no querían. (Negatives Stimmgewicht). Eso tiene que ver con una distribución compleja entre mandatos ganados de varias estados federales. El 3 de julio en 2008 el Tribunal Constitucional ya publicó una resolución judicial que dice que por los Überhangmandaten pueden ocurrir injusticias y que se tiene que encontrar otra solución hasta las elecciones en 2011, que todavia no existe.

Exepto ese punto flaco el sistema electoral de Alemania está relativamente justo y equilibrado, porque toma en cuenta la funcionalidad y la justicia.

Sophie Klein



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s