Sistema electoral español

El sistema electoral español está diseñado para favorecer la creación de mayorías y excluir a las minorías. Esto se debe a un sistema de reparto de escaños poco proporcional, que permite obtener la mayoría absoluta con un poco más del 35% de los votos en la circunscripción.

En España como todos sabemos los partidos más fuertes son PP y PSOE, que aunque no siempre sean los partidos más votados por los ciudadanos son los que siempre ganan las elecciones generales y por tanto se ponen a frente del país.

Los artículos 68 y 69 de la Constitución Española de 1978 establecen que la circunscripción electoral para elegir a los representantes en el Congreso y Senado es la provincia. Esto lo que provoca es que reduce considerablemente el nivel de representación de las minorías cuyos votantes no se encuentran concentrados geográficamente, como le pasa a IU.

Esto no es justo puesto que la población no es la misma en todas las provincias españolas, lo que provoca que algunas de las provincias cuenten con mayor número de votos y por tanto la participación de representantes en el parlamento sea mayor que en aquella provincia cuya población es menor. En España, el 50% de los representantes al Congreso son elegidos en circunscripciones donde se eligen 7 candidatos o menos, siendo las más frecuentes las de, 3,4 y 5 representantes. Con esta dimensión lo más normal es que sean dos o tres fuerzas políticas las que obtengan parlamentarios en cada circunscripción, descartándose el resto de votos sin representantes. De esta manera es muy difícil que un partido minoritario se haga con un puesto en los órganos de gobierno. En este caso, los partidos que cuenten con una representación parlamentaria serán porque son partidos mayoritarios o en el caso de que sean partidos minoritarios, es que cuentan con un electorado concentrado en provincias clave.

Si la circunscripción electoral fuese única, bastarían 70.000 votos entre los 26 millones (correspondientes al 78% de participación) para conseguir un representante en el Congreso. Sin embargo, al asignarse los representantes por provincias, hoy en día esos 70.000 votos no servirían para nada.

Inés Tomé Alarcón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s