Sistema electoral español

El sistema electoral es el procedimiento a través del cual los votos se convierten en representantes en las cámaras. En muy pocos países del mundo se utiliza un sistema proporcional, que significa hacer depender el porcentaje de representación parlamentaria del porcentaje de votos recibidos. Es decir, una persona es igual a un voto. Esta es, no obstante, la idea ingenua que suelen tener la mayoría de los ciudadanos: los votos tienen todos el mismo valor. Sin embargo, la realidad es que no sucede así.

En España, por ejemplo, se utiliza una división por circunscripciones y un método matemático, llamado Ley D’Hont, para repartir los representantes dentro de cada circunscripción. Una circunscripción es una división electoral en el interior del país. En España cada provincia es una circunscripción, y también lo son las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla. A cada circunscripción le corresponde un número determinado de representantes por ley, y otros tantos en función de la población.

La cuestión más grave radica en la circunstancia de que las listas españolas son cerradas y bloqueadas. Las listas al Congreso son cerradas, es decir, uno vota al partido político y no a las personas, en sí mismas, que lo forman. El orden en las listas lo determinan los propios partidos políticos, y los ciudadanos no pueden alterarlo.

Los ciudadanos hoy no votan a personas, a diputados, sino al que encabeza la lista. De esta manera, se transforma cada elección en un sistema presidencialista cuando, en realidad, funcionamos bajo un parlamento.

En Europa, no existen casos parecidos ya que, en todos los casos, cada país se ha buscado un poco a su manera la mejor forma de articular, de relacionar el diputado con sus votantes. A diferencia de España, en muchos países, la lista no está bloqueada, sino que el votante puede marcar a sus diputados preferentes. Esto tiende a primar el reconocimiento de las personas y a buscar a aquellos que más satisfacen por su perfil a los ciudadanos.

Como conclusión  decir  que el sistema actual de elegir diputados en España debería desaparecer, porque sería necesario y urgente que los ciudadanos pudiesen elegir directamente a sus representantes.

Pepi Calvente Calvo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s