Sistema Electoral Español

Según el art 68 de la Constitución Española de 1978:

            1. El Congreso se compone de un mínimo de 300 y de un máximo de 400 Diputados, elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, en los términos que establezca la Ley.

            2. La circunscripción electoral es la provincia. Las poblaciones de Ceuta y Melilla estarán representadas cada una de ellas por un Diputado. La Ley distribuirá el número total de Diputados, asignando una representación mínima inicial a cada circunscripción y distribuyendo los demás en proporción a la población.

            3. La elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional.

            4. El Congreso es elegido por cuatro años. El mandato de los Diputados termina cuatro años después de su elección o el día de la disolución de la Cámara.

            5. Son electores y elegibles todos los españoles que estén en pleno uso de sus derechos políticos.

            La Ley reconocerá y el Estado facilitará el ejercicio del derecho de sufragio a los españoles que se encuentren fuera del territorio de España.

            6. Las elecciones tendrán lugar entre los treinta días y sesenta días desde la terminación del mandato. El Congreso electo deberá ser convocado dentro de los veinticinco días siguientes a la celebración de las elecciones.

            Artículo 69:

            1. El Senado es la Cámara de representación territorial.

            2. En cada provincia se elegirán cuatro Senadores por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto por los votantes de cada una de ellas, en los términos que señale una Ley Orgánica.

            3. En las provincias insulares, cada isla o agrupación de ellas, con Cabildo o Consejo Insular, constituirá una circunscripción a efectos de elección de Senadores, correspondiendo tres a cada una de las islas mayores – Gran Canaria, Mallorca y Tenerife – y uno a cada una de las siguientes islas o agrupaciones: Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma.

            4. Las poblaciones de Ceuta y Melilla elegirán cada una de ellas dos Senadores.

            5. Las Comunidades Autónomas designarán además un Senador y otro más por cada millón de habitantes de su respectivo territorio. La designación corresponderá a la Asamblea legislativa o, en su defecto, al órgano colegiado superior de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con lo que establezcan los Estatutos, que asegurarán, en todo caso, la adecuada representación proporcional.

            6. El Senado es elegido por cuatro años. El mandato de los Senadores termina cuatro años después de su elección o el día de la disolución de la Cámara.

            Art. 99:

            1. Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

            2. El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

            3. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple.

            4. Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

            5. Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

            COMENTARIO:

            1.- Como vemos, el sistema español es un sistema representativo, por el contrario del sistema presidencialista, que rige en otros países como Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

            2.- Una de las disfunciones del sistema español, es que va a permitir que partidos con alto porcentaje de votantes en una determinada comunidad autónoma, pero con escasa representación en el resto del país (p. ej. Convergencia y Unió o el PNV), puedan obtener un alto número de representantes en el Congreso de los Diputados (órgano nacional), en relación con el número de votantes que han obtenido en todo el territorio nacional, mientras que partidos políticos con implantación nacional, como por ejemplo Izquierda Unida o Unión Progreso y Democracia), que han obtenido un número de votos mayor, obtengan menos diputados que aquellos.

            3.- Por el contrario, un sistema presidencialista determinaría que por cada circunscripción solo sale el candidato más votado, independientemente del número de votos.

            4.- En el sistema español, las listas son cerradas, de forma que la elección de los Diputados se hace por partidos políticos, votándose una lista, sin que se pueda elegir un Diputado de una lista y otro de otra. En el sistema Presidencialista, al votarse por circunscripciones y salir elegido el candidato más votado, aquel problema no se plantea.

            5.- En el sistema español, la elección del Presidente del Gobierno no se hace de forma directa por parte de los ciudadanos. Estos no votan un Presidente del Gobierno, sino que en las elecciones votan una lista cerrada que un determinado partido político para ser Diputados. Luego una vez que está constituido el Congreso de los Diputados, el Rey propondrá al Presidente del Congreso un candidato, que se elegirá entre la lista más votada, o en su defecto entre aquellos partidos que tengan posibilidad de gobernar, aunque no sea la lista más votada. Con lo cual pudiera darse el caso de que con un acuerdo de partidos políticos, no saliera elegido presidente el candidato que hubiera obtenido más votos de los ciudadanos. Esto no ocurriría en el sistema presidencialista.

MARTA SUÁREZ GONZÁLEZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s