Sistemas electorales en España

En mi opinión, considero que el sistema electoral español no se ajusta a la realidad política de hoy en día ni a la demanda de los ciudadanos. Ya que es un sistema que favorece a los grandes partidos encaminándonos de cierto modo al bipartidismo y a las fuerzas políticas regionalistas. Es decir, cuando los grandes partidos pactan con partidos nacionalistas para obtener la mayoría y así poder gobernar alguna comunidad, como es el caso de Cataluña, estos obtienen una mayor presencia en el poder de la que les corresponde aprovechándose de esta situación para satisfacer sus propios intereses o los intereses de la región por encima del los intereses nacionales.

Esto es debido al actual reparto de escaños que se da en el congreso por circunscripciones electorales. Éstas coinciden con las provincias de España más las dos ciudades autónomas.

La repartición de dos escaños asignados desde un principio a cada provincia me resulta lógica, ya que de este modo todas las provincias obtienen representación. Lo que no me parece acertado es que los escaños restantes se repartan en las circunscripciones por su población, ya que esto produce una desigualdad entre los votantes de diferentes regiones cuando sus votos deberían ser igual de importantes. Digo esto por dos motivos: en primer lugar, porque una vez repartidos los escaños correspondientes en números enteros según la cuota de reparto en cada provincia quedan votos sobrantes que no llegan al número necesario para obtener un escaño.

A la hora de decidir los escaños que aún no se han repartido, correspondientes a las fracciones obtenidas en las circunscripciones, se tiene en cuenta la población que tenga más votos sobrantes sin llegar a conseguir un escaño. De este modo sobrarán votos en algunas zonas que en la práctica no tienen representación.

A pesar de ser todos iguales y de ser ciudadanos españoles, dependiendo de la región donde se pertenezca, el voto tendrá mayor o menor peso, lo cual me resulta una contradicción.

El segundo motivo por el que la repartición de los escaños no me parece acertada es porque favorece a los partidos regionalistas. Esto se debe a que el sistema electoral premia a un menor número de votos concentrado en una región por encima del número de votos que obtiene un partido en toda España. Históricamente el sistema se estableció en la Transición de esta manera para favorecer la estabilidad política pero actualmente no creo que esa sea una razón prioritaria, por el contrario, si la es la igualdad de los votantes a la hora de elegir quien representa a la totalidad de la nación. El más claro ejemplo de esta desigualdad la muestran los resultados de las últimas elecciones. En ellas IU obtuvo casi un millón de votos, con un porcentaje de 3,80% (la tercera opción más votada) mientras que CiU obtuvo casi setecientos setenta y cinco mil votos, 3,05%, sin embargo CiU tiene once diputados e IU dos.

Otro aspecto del sistema electoral que tampoco me resulta igualitario es el sistema D’Hondt que se aplica en el reparto de diputados por cada partido. Esta consiste es un método electoral que se utiliza, generalmente, para repartir los escaños de un parlamento o congreso, de modo aproximadamente “proporcional” a los votos obtenidos por las candidaturas. Sin embargo no me resulta proporcional porque termina favoreciendo al partido con mayor número de votos dándole un porcentaje de escaños mayor que su porcentaje de votos en detrimento de los partidos menos votados. De esta manera se margina a los partidos minoritarios y se favorece el bipartidismo, de hecho es lo que se da actualmente y parece que cada vez nos encaminamos a un bipartidismo más extremo y donde cada vez hay menos variedad ideológica.

Para concluir decir que considero que España debería pensar en modificar ciertos aspectos de la ley electoral, que algunos partidos ya vienen demandando desde hace tiempo, con la que conseguir mayor variedad parlamentaria y mayor igualdad entre los votantes. Aunque esto acarrearía una mayor dificultad a la hora de que los partidos se tengan que poner de acuerdo, ya que serían un número mayor, pero a pesar de esto quizá sería preferible un amplio abanico ideológico a dos únicas ideas dominantes enfrentadas.

Julia Mora Herrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s