Comunicación totalitaria en democracia

En este último siglo la sociedad ha cambiado enormemente. Ha cambiado el modelo político de los países y la ideología de los ciudadanos, pero no ha cambiado la forma de hacer comunicación. La comunicación actual aun se rige por principios totalitarios y esto lo podemos demostrar ya que es sencillo encontrar ejemplos de cada uno de los principios de comunicación nazi:

Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

El mejor ejemplo se da en la oposición. Esta comienza haciendo crítica del gobierno y finaliza individualizando la crítica al presidente del gobierno: “El gobierno no ha advertido la crisis. El gobierno no ha puesto los medios ante la crisis. Zapatero no toma medidas para sanear la economía y si las toma es porque se las ordenan desde la Unión Europea. Zapatero es el culpable de la falta de credibilidad de la deuda española.”

Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

A veces, las acciones de gobiernos de Venezuela, Bolivia o Cuba son polémicas o se consideran incorrectas pero a pesar de eso no se rompen las relaciones con estos países. Por ello, los gobernantes de estos países son denominados por la oposición como los amigos de Zapatero a pesar de que el presidente del gobierno también mantiene relaciones con otros países.

Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. «Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan».

En el atentado del 11M los servicios de información fallaron pero el gobierno de ese momento culpó a ETA rápidamente y sin pruebas.

Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

La creencia de que el aumento del IVA va a suponer un desastre tanto para la economía individual como a la economía del país cuando la subida no es exageradamente grande.

Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Generalidades racistas hacia los gitanos como que son los gitanos los que roban, los que trafican con drogas o los que no quieren trabajar.

Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad».

Durante los últimos meses se ha repetido continuamente que van a bajar las pensiones.

Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

Esto se ve en los principales casos de corrupción en los que un partido “echa en cara” continuamente estas acciones al corrupto. Por ejemplo, los casos de corrupción en el PP: Cuando Granados espía a otros miembros de su propio partido o El Bigotes tiene operaciones fraudulentas en ciertas contrataciones; o los más conocidos como el Caso Gurtel o el Caso Palma Arena. También hay ejemplos de corrupción en el PSOE de gran importancia como el Caso Guerra, el Caso Roldan o el Caso Gal.

Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

Que si tal o cual organismo internacional ha dicho que es necesaria una reforma laboral. Con el objeto de abaratar el despido o incluso dar opciones para el despido libre.

Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

En el frente ruso-alemán los alemanes retrocedieron perdiendo parte de un territorio, pero los medios de comunicación alemanes dijeron que estaban enderezando o recomponiendo las líneas del frente.

Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Esto se ve en el caso del nacionalismo catalán. A los catalanes se les lanza ideas como que a los catalanes no se les dejaba hablar catalán libremente, que
los catalanes producen más y reciben menos o que los catalanes son discriminados en España. Todo esto para justificar el nacionalismo de algunos grupos catalanistas.
En cambio, al resto de los españoles les llegan ideas de que los catalanes solo hablan catalán, que los catalanes son amantes del dinero o que los catalanes odian todo lo español. Todo esto para negarles su derecho a su singularidad o a ser heterogéneos.

Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa «como todo el mundo», creando una falsa impresión de unanimidad.

Según los organizadores todo Madrid se echó a la calle y fueron multitud de autobuses desde toda España en contra de la ley del aborto. Tras esta impresión de descontento, mucha gente se plantea su postura ante la ley.

Nora Márquez

Una respuesta a “Comunicación totalitaria en democracia

  1. Me parece muy buen trabajo el que has hecho de documentar cada uno de los principios. Quizás las fórmulas más antiguas también son las más modernas.

    Yo, en mi costumbre de darle la vuelta a las cosas, he hecho algo más ‘políticamente incorrecto’ pero que también forma parte de la comunicación personal: ejemplos de estos principios aplicados a “Cómo hablar de tu ex”. Supongo que, al final y como dije en clase, todos somos un poco nazis😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s