El fascismo siempre está ahí

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=50486

Menos mal que el Parlamento Europeo acaba de condenar la política fascista del presidente francés de deportar a ciudadanos rumanos a su país. Esta decisión de la Eurocámara es lógica y ajustada a derecho (tanto de la propia UE como de cada uno de los Estados miembros). Sin embargo, que el pequeño dictador electo francés haya tomado estas decisiones racistas nos alerta de que realmente en Europa sigue existiendo un fascismo soterrado, que cuenta con el apoyo de determinados sectores de la sociedad. También en España.

La intención y vocación de Sarkozy con estas expulsiones se puede denominar como racista y fascista sin pudor de ningún tipo. Y esto es así, en primer lugar por imperativo ético, porque todas las personas, independientemente de su etnia, credo o ideas, han de ser tratadas de la misma forma. Y por otro lado, y esta vez por imperativo legal, Rumanía es miembro de la UE, y por tanto, sus ciudadanos tienen libertad de movimiento dentro de la Unión.

Y da igual que sean de etnia gitana, caucásica o semita: son rumanos, y por tanto europeos. En consecuencia, estas decisiones del presidente francés no sólo son discutibles, sino ilegales, y merecen la apertura de un procedimiento judicial. Cuestión de otro artículo sería cómo gestionar los asentamientos urbanos no autorizados, es decir, el chabolismo.

Parece mentira que en nuestro continente después del genocidio del fascismo (que comenzó dando rienda suelta a ese racismo europeo y blanco contra judíos y gitanos) y de una más que terrible Segunda Guerra Mundial, la lección no se haya aprendido bien. Y esto va para aquellas almas cándidas, estúpidas o acobardadas, que por no gustarle el color de piel de algunas personas son capaces de mandarnos a todos al carajo.

Simplemente racismo es lo que hay detrás de estas políticas: ¿o es que no hay blancos europeos en Francia que son mafiosos muy peligrosos y no son expulsados? Que tenga cuidado también el señor Sarkozy, ya que siendo él de ascendencia húngara, puede terminar siendo víctima de su propio engendro político.

Alfonso Cortés González es profesor de ‘Comunicación Política’ y de ‘Comunicación y Sociedad’ en la Universidad de Málaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s