la trampa de los salarios

artículo publicado en elplural.com
enlace: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=55859

Los efectos de la crisis no dejan de cebarse, precisamente, con los colectivos sociales que no tienen ninguna responsabilidad en este desbarajuste económico y financiero en el que nos encontramos. Hemos pasado ya por una congelación de pensiones, por una bajada del salario de trabajadores públicos (incluidos trabajadores eventuales y becarios), y por una reforma laboral (y de las pensiones), entre otras cosas. Y ahora, los poderes económicos, con Merkel en el papel de arcángel-mensajero Gabriel, le quieren meter mano, en este afán insaciable de desposeer de todo bien terrenal a los asalariados, a los ya modestos y apretados sueldos de las personas honradas.

Piden y recomiendan que liguemos las revisiones salariales a la productividad de las empresas, mientras que los sindicatos defienden que tales revisiones se deben quedar como están: vinculadas exclusivamente a la inflación. Al final, tras la negociación entre sindicatos y patronal, y como una demostración de que ambas partes ceden, puede que se opte por un modelo mixto (quizás como el que tenemos los profesores universitarios a quienes los quinquenios y sexenios se nos conceden por productividad) que servirá, a fin de cuentas, para pagar siempre lo menos posible, e incluso bajar los sueldos a los trabajadores. Y ahí puede que se encuentre la trampa.

Y sospecho que puede ser éste un enredo porque, por ejemplo, la productividad en nuestro país ha subido en el último trimestre, mientras que los salarios han bajado un 1,4% (también es verdad que esa bajada se debe al recorte en los trabajadores públicos), y presumiblemente la productividad va a seguir incrementándose en los próximos años. Secundar esta fórmula de ligar sueldo a rendimiento podría ser, por qué no, beneficioso para el trabajador en muchos casos (si las empresas hacen bien sus encomiendas). Esto lo saben los empresarios, ya que fomentan y persiguen como patronos (obvia y legítimamente) esta productividad, y observan por ellos mismos, que se van cumpliendo los objetivos productivos marcados.

Por ello, los sindicatos se oponen frontal y radicalmente a esta propuesta, porque saben que cada cual defiende sus intereses particulares de grupo, y que no va a salir de la patronal una propuesta de mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, así tan alegremente. Y es aquí donde puede estar el cepo del que hablaba antes, ya que las reglas del juego en nuestras sociedades, normalmente se definen y se acatan mediante una negociación.

Y en esta negociación, en la que una parte pide vincular salarios exclusivamente a la productividad y la otra defiende mantener la revisión únicamente a la inflación, es donde la patronal se haya podido adelantar estratégicamente (vislumbrando este movimiento y escenario), y tenga la intención de arrancar de los representantes de los trabajadores un acuerdo en que tengamos en cuenta tanto la inflación como la productividad. De este modo si sube demasiado la inflación, ligaríamos los sueldos a la productividad, y si fuésemos muy productivos, pues lo haríamos a la inflación (resumiendo burdamente).

Soy consciente que de alguna forma este planteamiento puede resultar pueril, ya que se supone que en la negociación, los sindicatos llevarán expertos (además de calculadoras) y que no firmarán frívolamente un acuerdo que perjudique a sus representados. Pero claro, como en la historia de las relaciones laborales casi siempre pierden los mismos, (sobre todo de un tiempo a esta parte), es por lo que pongo en énfasis en que la trampa pueda estar precisa y paradójicamente en el término medio.

En consecuencia, creo que se deberían dejar muy claras las formas de revisión salarial, y que los sindicatos deben defender un modelo concreto y sin medias tintas en este asunto, para que no se revisen los salarios a partir de ahora a conveniencia exclusiva del empleador. Esto, iría degradando el poder adquisitivo de la clase trabajadora (la inmensa mayoría, aunque le llamemos desde hace unas décadas clase media), y por consiguiente la dignidad en las condiciones de trabajo que tanto esfuerzo, sudor y sangre le ha costado conseguir al movimiento obrero.

Porque en realidad, dejémonos de moralinas, en la sociedad actual (de capitalismo especulativo) la dignidad de un trabajo se mide exclusivamente por el dinero con el que se remunera. Sino pregúntenles a quienes se prostituyen, y entenderán la diferencia entre el “todo por 15 pavos en el coche” y el “7000 euros más dietas de manutención”, siendo la misma tarea.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación y Sociedad en la Universidad de Málaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s