La identidad de Picasso

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/tribuna-libre/la-identidad-de-picasso/

Christine Ruiz-Picasso, nuera de nuestro más internacional pintor, ha montado en cólera porque en el Museo Picasso de Málaga se ha expuesto la colección de aguafuertes titulada Sueños y mentiras de Franco. Estos grabados (que ya han sido expuestos en Barcelona sin ninguna polémica) los imprimió Picasso con la intención de recaudar fondos para la causa republicana durante la Guerra Civil.

Esta señora, cuyo mayor mérito en la vida ha sido casarse con el hijo de Pablo Picasso, ha pedido además el cese del director del museo declarando que exponiendo esta obra, se hace un uso partidista y político de su suegro. Es evidente que esta mujer sencilla de fondo (no de apariencia) no conoce nada de la obra del creador del cubismo. Y esto no es lo grave, ya que todos tenemos el derecho a la ignorancia más soez, sino que a pesar de su vacía laguna cerebral sobre el sentido de la obra del pintor, tiene la deshonestidad de ser mecenas del Museo que lleva su nombre.
Primero, habría que aclarar que en todo este follón la única actuación partidista, cavernaria y resentida es la de Christine. Y ya en segundo lugar, y aunque el valor de una obra de arte pueda (o no) estar por encima de una determinada coyuntura política, Picasso era republicano, comunista, antifascista e hijo, como todo el mundo, de su tiempo. Y pintó, no sólo esta sino otras obras, contra Franco y la barbarie fascista. Nos puede gustar o no gustar, pero estos son los hechos.

Según los argumentos ramplones y cretinos de la nuera, podríamos invitar a dejar de leer con perspectiva política y social a Lorca porque fue una víctima del franquismo, o a los hermanos Machados por sus adscripciones políticas que todos sabemos. Al mismo tiempo, deberíamos obviar y borrar de la obra de Dalí, y de su interpretación historiográfica, todo rastro de su convivencia con el Franquismo.

También podríamos desposeer de símbolos religiosos la Sagrada Familia de Barcelona por las convicciones ideológicas de Gaudí y dejar de escuchar la música de Sabina por ser de izquierdas o la de Julio Iglesias por ser de derechas. Por tanto, creo que debemos exigir una rectificación pública por parte de Christine Ruíz-Picasso, no como persona, que es libre de pensar lo que quiera, sino en su calidad de representante de Picasso en la tierra.

Querer amputar el sentido político de esta obra de Picasso es sencilla y llanamente un acto de falsificación de la historia y una grave traición a la identidad del pintor. Nadie, pero nadie, tiene derecho para limitar la libertad de expresión de un profesional, para censurar la exposición de un museo, ni mucho menos para tunear el sentido de nuestra historia, sea este de nuestro agrado o no. Qué paradoja que la nuera de un artista comprometido con la Democracia y la Libertad, se comporte como una auténtica fascista. Mundo loco.

Alfonso Cortés González es profesor de Comunicación y Sociedad en la Universidad de Málaga
www.alfonsocortes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s