Saber lo que se vota

Artículo publicado en elplural.com
Enlace: http://www.elplural.com/tribuna-libre/saber-lo-que-se-vota/

Desde el 20 de noviembre, periodistas y ciudadanos se preguntan qué es lo que va a hacer Rajoy cuando sea investido presidente. Esta incertidumbre no debería darse para nada en una democracia representativa, como es teóricamente la nuestra, ya que se supone que el juego consiste en que los distintos candidatos de los partidos presentan sus propuestas y programas con anterioridad, en la campaña, y que la gente vota esas líneas de actuación que están detalladas a priori.

Un problema grave de las democracias en esta etapa de la historia, es que mucha gente vota sólo por las siglas sin tener en cuenta el contenido político de sus programas. Se da el fenómeno de que muchos ciudadanos votan a un partido político como si de un equipo de fútbol o concursante cantor de reality show se tratase. ¿Es admirable que legitimemos al presidente de un país bajo el grito televisivo y freak de “tú sí que vales”?

El problema no es sólo la falta de cultura política entre parte de la población (en unos países más que en otros) sino también que los propios partidos políticos fomentan esta filiación superficial y marketiniana a sus siglas. Por ejemplo, CiU en esta última campaña electoral ha escondido su programa para no perder votos, lo que supone un atentado a la inteligencia y a la honestidad de un pueblo. Y si el pueblo vota por tanto a estos ilusionistas, pues entonces nos estamos retratando todos como sociedad, seamos políticos, electricistas o periodistas.

El juego consiste en que primero se explica que se va a hacer claramente y por tanto si se reciben la mayoría de los votos, se está perfectamente legitimado para hacer lo que se tenga que hacer aunque moleste a muchos. Del modo actual se obtienen los votos escondiendo lo que se va a hacer en lugar de explicarlo antes, que es lo lógico. Así, aunque se tengan millones de votos y la legitimidad legal para gobernar, falta esa Legitimidad (con mayúsculas), basada en la verdad, la transparencia y la honestidad del contrato político entre ciudadanía y representantes y de misma.

La democracia, por tanto, está siendo atacada severamente desde distintos frentes: desde el exterior con las primas de riesgo y la voracidad de los mercados, y desde el interior con las triquiñuelas de los partidos políticos. Y todo esto ante la impasividad de gran parte de la ciudadanía.

Por consiguiente y por honestidad política lo que debería hacer Rajoy de inmediato, aunque no nos guste, es trabajar por sus posturas políticas que sí conocemos, y por tanto debería comenzar su mandato atacando al Estatut, aboliendo la ley del aborto y del derecho al matrimonio de todos los ciudadanos (sin importar el sexo o el credo), desterrando de las escuelas la “educación para la ciudadanía” y volviendo a convertir los bares y restaurantes en fumaderos para perjuicio de ciudadanos asmáticos, con problemas de corazón y niños.

Una amiga me decía ayer: “Pero tío, déjale tiempo a Rajoy que aún no ha empezado”. Todos mis respetos para tu opción política y para el señor Rajoy, pero ¿entonces no sabes qué has votado? Qué pena ejercer el derecho al voto movido sólo por la emoción transitoria o por el odio.

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga y profesor de Comunicación de las Instituciones Públicas y de Comunicación y Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s